Reto 1º: TorreCerredo

El pasado sábado culminamos el 1º reto que me había propuesto para este año. No salió tal como lo tenía planeado, pero visto el estado de mi rodilla, me doy por satisfecho y el objetivo por cumplido.

No todos los proyectos para este año giran entorno a la escalada, esta vez a patear:

La idea original era realizar el siguiente recorrido: Poncebos – Amuesa – ref. de Cabrones-Torrecerredo – ref. de Cabrones – Amuesa – Poncebos y hacerlo rápido y ligero. Tras mis cábalas me marque como objetivo bajar de 10h.

Ya tenía reto y las fechas mas o menos claras, tocaba buscar compañeros de aventura o en última instancia atacar en solitario. No fue necesario “el solitario” ya que Omar y Rosen se apuntaron sin dudar al proyecto.

Los días anteriores a la “excursión” fueron de incertidumbre y varias veces pensé en abortar el plan por culpa de la rodilla. Con bastantes dudas, decidí intentarlo. Siempre me quedaba la posibilidad de retirarme en cualquier momento.

Y llego el día. A las 5:45 de la mañana Omar me recogía en la puerta de casa, a las 6:00 hacíamos lo propio en Lieres con Rosen y a las 7:50, en Poncebos, empezábamos a caminar.

Subimos a buen ritmo y en una hora estamos en Bulnes de abajo (cogimos la ruta turística… es que Rosen nunca había estado), me empieza a molestar la  rodilla, el dolor va y viene, así que decido continuar y ver que tal se da Amuesa, en otra horita estábamos arriba, parada para picotear algo y empieza el Trave, sin lugar a dudas la parte de la ruta que mas miedo me daba, ya que siempre se me atraganta bastante. Me lo tomo con filosofía, mirar pa los pies y a ritmillo para arriba, cuando me doy cuenta estamos coronando la infernal pendiente de hierba. Que alegría!!!  Ya solo queda terreno “fácil” hasta el refu de Cabrones. Pequeña parada técnica y de nuevo en marcha. Toca la recién rebautizada cuesta del “asco”, si, ya sabéis, esa que hay que subir al poco de abandonar el refu… Pasamos el asco y al poco tiempo estamos en la base del Rey de picos.

Con alguna que otra duda encaramos la trepada… las dudas eran justificadas y pronto nos damos cuenta de que no vamos por el “camino” habitual, hemos entrado bastante a la derecha. Aún así, seguimos ganado altura, siempre con tendencia a la izquierda hasta que desembocamos en el camino correcto, para poco después ganar la cumbre.

En total 5h. 40 min. desde Poncebos, paradas incluidas. Estoy contento, aunque siento un regusto amargo, soy el eslabón mas débil del equipo y estoy seguro de que con la rodilla en buen estado habríamos mejorado bastante el tiempo.

Comer algo, enviar algún SMS, las fotos de rigor,… Omar incluso durmió unos 5 minutillos, jejeje. Toca decidir la ruta de vuelta. Viendo lo despacio que pase por los pocos tramos de descenso que nos encontramos durante la subida, decidimos que lo mejor para mi rodilla será volver por Urriellu.

Tras un rato de descanso al sol, consigo convencerlos para iniciar el destrepe, que yendo por el camino hitiado, se me pasa volando. Termina el destrepe y comienza mi pequeño infierno particular. En las bajadas, como dirían en la autoescuela, tengo que circular a velocidad anormal-mente reducida, resulta bastante desesperante, pero no queda otra. Omar y Rosen se adelantan y no los vuelvo a ver hasta el refu de Urriellu. Cuando alcanzo el refu los encuentro tomando el sol, ya se habían tomado un café y dormido un poco la siesta. Me paro con ellos 5 minutos y re-emprendo camino hacía Pandebano. Prefiero no parar mas, por si al enfriar, la rodilla, me doliese mas. Así que pasito a pasito continuo el camino. Un rato después, los dos calamardos me alcanzan corriendo. Quedamos en que ellos bajaran a Poncebos y subirán a buscarme con el coche a Pandebano y continúan el descenso como balas.

Llegar a Pandebano me cuesta dios y ayuda, tengo la pierna derecha destrozada de cargar todo el peso sobre ella intentando aliviar en lo posible la izquierda, pero aproximadamente 6h. después de iniciar el descenso desde la base del Torre cruzo la “Meta”.

Hace mucho frio, me pongo todo lo que tengo (unas mayas largas y un chubasquero fino), como y bebo algo y me siento a esperar. El tiempo pasa y no acaban de aparecer. Me estoy quedando tan pajarito que me pongo a caminar pista abajo. Mi estado debe ser tan lamentable que unos chavales que bajan de escalar del picu me ofrecen un sitio en su coche. Muchísimas graciasssssss!!!! Me salvan la vida.

Al final 11 horas 7 minutos, según el GPS  8h. 3min. pateando y 3h. 4 min. parados, no cumplí el horario esperado ni el recorrido pensado, pero estoy contento, a pesar de la rodilla 11 horas no es mal tiempo y el desnivel acumulado supera los 4000 m. Me auto-homologo el 1º reto 😀

Como reflexión, me quedo con que el horario de 8 h. que me comentaban Rosen y Omar es factible y entra dentro de mis posibilidades.

A ver si cuajan el resto de retos que tengo pensados para este año… y a ver si no sufro tanto en ellos 😀

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s