Vida

El concepto ha cambiado. La realidad se transforma. Braian se nos hace bloquero. Ahora, la vida es eso que ocurre entre partida y partida al Candy Crush.

Se me acabaron las vidas, así que para hacer tiempo me voy a entrenar al tablón. Se produce una fractura en el espacio/tiempo y Braian sufre una epifanía. Con malas artes nos convoca (o invoca, según se mire), para un viajecito de bloque.

Por hoy es suficiente, vuelvo a casa que las vidas ya deben de estar a tope. Entre partida y partida desempolvo el crash.

Cuando te quieres dar cuenta, estas unas pantallas mas adelante y montado en una furgo, con un pequeño grupo de Colloraos. Empiezan las risas… no se que tendrá esta gente, te hacen sentir a gusto, buena compañía y buen ambiente garantizado.

Llegamos a Rozas, bosque increíble (cuidémoslo!), bloques increíbles… los colegas que no te mandan ayuda para desbloquear el siguiente nivel… malditos!!!

Pau, se curro un vídeo-resumen de lo que dio de si el finde:

Por aquí unas fotucas:

Repetiremos!

“Envía movimientos adicionales, Lleva atascado 10 días ya…”

Enviadme vidas, movimientos… hasta cestas de navidad acepto!

Y seguimos jugando, pierdes muchas partidas y de vez en cuando ganas alguna. Consigo tachar otra cosa de la lista de caprichos. Por fin tengo equipo de travesía y como debe ser… a capricho.

Ahora toca exprimirlo y recuperar las skiadas de ventaja que me llevan algunos.

Para el debut, quedo con el Sensei, no va solo lo voy a llamar para darle la vara… también cuento con el para el disfrute.

Nos vamos para la zona de San Isidro, poca nieve y de condición cambiante, entre nivel muy dura y nivel “me mato” (que viene a ser hormigón armado).

Como uno debutaba en esto del traveserismo, tocaba pagar la novatada… las plantillas de las botas?… en casa. Los cordones del botín?… en casa. Crampones?… seguro que este ya lo adivináis vosotros sólitos. Y como colofón… también se me olvidan las estrellas de nieve para los bastones. Yuju!  Al menos, me lleve los skis.

La primera bajada con los cuádriceps al rojo y algo en la garganta que dificultaba tragar saliva. La segunda, mas soleada, mucho mas disfrutona. Agonía para volver al coche por la pista de la Wamba y la merecida cerveza de rigor.

Tus amigos te han enviado una Vida! Esa no la gasto, me la guardo para mí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s